VÍNCULOS SAGRADOS

VINCULOS SAGRADOS

Hay tres vínculos afectivos que son sagrados.

La Pareja, los Hijos y el Trabajo.

Y son sagrados porque cuando se honra el compromiso asumido con cada uno de ellos, la mente permanece en paz, es decir en armonía.

En cambio, cuando se falta a ese compromiso, la mente se llena de caos, y el caos lleva al estrés y el estrés lleva al malestar.

Cuando una mente esta en caos contamina el ambiente, quienes le rodean se envenenan con sus toxicas energías.

Cuando una mente esta en armonía, beneficia su entorno, quienes le rodean se alimentan de sus nutritivas energías.

Una mente en caos es una mente que apela a los placeres para evadir su realidad.

Por eso es que una mente en caos es susceptible a la adicción.

En cambio, una mente armónica es una mente que se acerca a los placeres como una forma de disfrute no de escape.

Una mente armónica es consciente del carácter sagrado de su pareja, sus hijos y su trabajo.

Una mente armónica es consciente de una innegable verdad: dañar estos vínculos es dañarse a si mismo.

Por eso son vínculos sagrados, porque tienen que ver con la Vida misma. Con lo que le da sentido a la existencia.

Mucho me temo que esta generación esta olvidando el carácter sagrado de estos vínculos.

Los confundimos y los banalizamos.

Los confundimos porque creemos que cuando se habla de sagrado se hace solo referencia a cuestiones religiosas y eclesiales.

Y se banalizan porque vivimos estos vínculos de forma superficial, inconscientes de la estrecha relación que hay entre estos vínculos y la genuina felicidad.

Estos vínculos no se compran, se construyen, por eso es tan ardua la tarea, pero tan generosa la recompensa.

Compromiso y entrega, esta es la materia prima para construir estos vínculos sagrados.

Y no digo amor porque este afecto también esta banalizado, además, donde hay compromiso y entrega, hay amor.

El compromiso y la entrega son hechos, en cambio el amor muchas veces se queda en palabras.

Compromiso y entrega con tu Pareja, con tus Hijos y con tu Trabajo.

Todo lo demás son ilusiones, velos, fantasías, camuflajes del autoengaño.

Entre mas pronto se de uno cuenta de esto, mas pronto se puede uno dedicar a la construcción de los vínculos sagrados que le dan sentido a la existencia.

De esto depende nuestro verdadero Bienestar.

Yo creo en esto.

¿Y Tú?

LA FLOR DEL PENSAMIENTO ES EL SÍMBOLO DE LA FORMACIÓN AFECTIVA

NUESTRA VIDA ES COMO UN VEHICULO

Autokunst b

Hay quienes dice que la Vida es como un negocio; otros que la Vida es un juego; no pocos que la Vida es una obra de teatro.

Unos dicen que la Vida tiene sentido, y la viven como tal.

Otros dicen que la Vida no tiene sentido, y la padecen como tal.

De todas las metáforas que sobre la Vida he leído, la que mas me gusta es la que Lou Marinoff me ha enseñado.

Según él, nuestra Vida es un vehículo.

Nuestro cerebro es el motor de ese vehículo.

Si el motor funciona correctamente (y todos los demás sistemas también), el vehículo puede moverse.

A continuación surgen otras grandes preguntas: ¿hacia dónde se moverá  ¿con cuanta rapidez o lentitud? ¿Cuántas paradas hará? ¿Quién mas lo acompañará en el viaje?

Para que estas preguntas sean significativas necesitamos un conductor. Ese conductor es nuestra mente. Sin una mente, el vehículo sin conductor de nuestra vida no va a ninguna parte.

Ahora bien, si nuestra mente se pone al volante, el vehículo puede llevarnos a un viaje maravilloso. Literal y figuradamente, será el viaje de nuestra vida.

Me encanta esta metáfora, me pone a pensar que la Formación Afectiva es como un curso de conducción, porque no basta con tener una mente, de hecho todos la tenemos; es necesario que nuestra mente aprenda a manejar el vehículo de nuestra Vida, porque de lo contrario, esa misma mente nos puede hacer estrellar. Y no solo corremos el riesgo de perder nuestra Vida, sino que, como suele ocurrir con las mentes ebrias, podríamos atropellar a los demás  quitarle la vida o afectarle profundamente la existencia a los demás.

¿Y que debería aprehender nuestra mente para poder conducir con destreza nuestra Vida?

Para mi esta muy claro.

Nuestra mente debe aprehender a Conocer, a Valorar y a Interactuar.

Conocerse a si mismo; conocer a otras mentes individuales; y conocer otras mentes grupales.

Valorarse a si mismo; valorar a otras mentes individuales; y valorar otras mentes grupales.

Interactuar consigo mismo; interactuar con otras mentes individuales; e interactuar con otras mentes grupales.

Se supone que para aprender a manejar un vehículo es necesario tomar un curso en una escuela de conducción  la pregunta es ¿dónde enseñan a conducir la Vida?

Hoy pareciera que no es muy claro. Aparentemente esto se aprende en la escuela, la casa o en la iglesia. Si esto fuera del todo así  las escuelas actuales, las familias actuales y  las iglesias actuales tendrían todas las respuestas para tantas mentes desorientadas que hay,  para tantos vehículos que están circulando por esta congestionada existencia.

Quizá en cada una de esas instituciones sociales (escuela, familia e iglesia) se encuentran parcelas de conocimientos, pero hoy, en general, no están fluyendo sus relaciones, estas instituciones están desconectadas entre si, culpándose las unas a las otras por nuestro caos social.

Hacen falta entonces nuevas instituciones sociales que nos enseñen a conducir nuestra Vida.

Nosotros hemos creado una, se llama Escuela-Taller de Formación Afectiva. (Aquí la puedes conocer)

LAS LECCIONES DEL PASADO

LECCIONES DEL PASADO

“No son las circunstancias en si lo que nos causa bienestar o malestar, sino la forma en que las vemos nosotros.”

Epicteto

“Si quiere tener mejores recuerdos, empiece  a esforzarse en el presente. Las cosas buenas que haga hoy, serán los buenos recuerdos del mañana”

Lou Marinoff

Si tenemos un pasado significa que estamos vivos. En este hecho hay dos presentes: nuestro pasado y nuestra vida.

Sin importar como haya sido nuestro pasado, sea lo que fuere que haya sucedido, es un regalo que nos puede alegrar la vida. La cuestión no son los hechos acontecidos, sino como los interpretamos y sobre todo que lecciones nos deja nuestro pasado.

Las lecciones del pasado son las herramientas para construir nuestro futuro.

De manera que no deberíamos lamentarnos de lo que pudo haber sido y no fue, sino agradecer lo que fue. Cuando uno asume esta actitud produce afectos positivos que generan Bien-Estar. En cambio, la lamentación produce afectos negativas que generan Mal-Estar.

Así pues, gracias Vida por el pasado que me diste y gracias Vida por la oportunidad de seguir existiendo.

Con estos dos regalos; mi pasado y mi presente, podré seguir descubriendo y construyendo mi futuro.

 

HEMOS ELEGIDO UNA PERSONALIDAD FORMATIVA

Luz Adriana y Andrés

A pesar de los determinismos biológicos, psicológicos y socioculturales, hemos aprehendido que aun queda un margen para la libre elección. Estudiando nuestra propia vida, identificamos que desde muy pequeños nos resistimos intuitivamente a los determinismos, a los caminos señalados, a los senderos densamente transitados.

Por eso hoy, cuando nuestra existencia nos marca 30 y 32 años en el calendario, siendo conscientes de las personalidades que hemos heredado y aprendido; queremos mediante este escrito ejercer un acto de soberanía sobre nuestras propias vidas. Hemos elegido una Personalidad Formativa.

Somos muy conscientes que de este tipo de personalidad se deriva un modo de actuar especifico e incluso una nueva identidad. Por este motivo, ya estamos en capacidad de empezar a definir lo que Somos y lo que Seremos.

El primer elemento de lo que Somos son nuestros Roles. El segundo nuestros Afectos, y el tercero nuestras Creencias.

Cada uno de los roles que nos plantea esta personalidad que hemos elegido tiene un Afecto constituyente, mas específicamente una Actitud, una Actitud Formativa. Quiere esto decir, que frente a cada uno de sus roles, una Personalidad Formativa asume una Actitud Formativa. La creencia fundamental que sostiene esta postura, es que asumir una Actitud Formativa, es una poderosa Estrategia de Vida para llegar a Ser unos Seres Humanos que actúen predominantemente basados en Principios; que tengan una comprehensión sistemica de Si Mismos y de la Vida; y sobre todo, que sean genuinamente Altruistas. Esto es justamente lo que Seremos, pero para lograrlo hemos comprehendido que debemos establecer unos Proyectos Vitales, unos medios para alcanzar esos fines.

Los Proyectos Vitales están directamente relacionados con los Roles. El primero de ellos es la construcción de un Yo Formativo a partir de nuestra propia biología como hembra y macho humanos; nuestra dimensión psicológica femenina y masculina; y de la construcción sociocultural que encarnamos y proponemos, es decir; una Mujer Formativa y un Hombre Formativo.

Con un Yo Formativo de base, nuestro segundo Proyecto Vital es el Emparejamiento Formativo. La creencia que sostiene este proyecto es que como Pareja, debemos Trabajar Juntos en la satisfacción de nuestras Necesidades Afectivas: biológicas (Sexo y Comunidad), psicológicas (Compañía y Estructura) y socioculturales (Apoyo y Significado).

Creemos que donde hay una Pareja sana habrá una Familia sana, y donde hay una Familia sana habrá una sociedad sana. Por eso nuestro tercer Proyecto Vital es practicar una Crianza Formativa. Como individuos, como Pareja, como Madre y Padre, somos conscientes que la formación de nuestros hijos (Orianna y Dante) está bajo nuestra entera responsabilidad. Por tal motivo, aspiramos a hacer de ellos unos Seres Humanos afectivamente desarrollados, intelectualmente autónomos y expresivamente talentosos.

El cuarto Proyecto Vital es el Trabajo Formativo. Creemos que hay dos tipos de trabajo: el que se hace por Vocación y el que se lleva a cabo por obligación. El primero es para Fluir, el segundo para subsistir. La Formación Afectiva es nuestro trabajo, pero mas que eso es nuestro Oficio, incluso, nuestra Identidad, nuestra Vocación. Nacimos para ser Formadores Afectivos.

De nuestro Oficio como Formadores Afectivos se desprende una inevitable responsabilidad: el Liderazgo Formativo. Este es nuestro quinto Proyecto Vital. Construir una Comunidad Formativa integrada por Formadores Afectivos. Mujeres y Hombres que construyendo una Personalidad Formativa, practicando un Emparejamiento Formativo, una Crianza Formativa, un Trabajo Formativo y liderando una Comunidad Formativa, contribuiremos con la construcción de una Cultura Formativa. Una nueva cultura alimentada por unos nuevos Actores Sociales. Ciudadanos Formativos que comprehendemos la importancia y pertinencia de la Formación Afectiva para aprehender a vivir y convivir con Tranquilidad en un mundo globalizado y multicultural. Un  mundo en el que se requiere mucha sapiencia para evitar caer en los extremos políticos  religiosos, tribales, nacionalistas, sexistas, económicos  educativos, consumistas y guerreristas que están a la orden del día en la época que nos ha tocado existir.

De Ghandi aprehendimos que debemos ser el cambio que deseamos ver en el mundo. Somos Luz Adriana Tirado Velandia y Andrés Paz Pareja y hemos elegido encarnar una Personalidad Formativa para vivir, morir y trascender en una Sociedad Formativa. Una sociedad en la que sean una bella realidad Instituciones Formativas como las Escuela-Taller de Formación Afectiva, los Templos Formativos de Parejas, los Talleres de Formación Humana, las Casa-Taller de Formación Humana, y las Empresas Altruistas.

¿POR QUÉ SE ACABA EL AMOR?

 EVOLUCION DEL AMOR

El Amor… el Amor

Ese noble afecto que alimenta y engrandece tanto a quien lo recibe, como a quien lo brinda.

El Amor, esa energía creadora que nos anima a construir.

El Amor, esa fuerza movilizadora que nos da el coraje para perseverar.

El Amor, esa práctica que nos da la valentía para luchar por lo que queremos, por lo que creemos, por lo que podemos, por lo que nos apasiona, por lo que le da sentido a nuestra existencia.

El Amor, ese impulso motivador que nos lleva a Hacer para Ser.

El Amor, ese afecto que evolucionado, nos permite trabajar por nosotros mismos, por los nuestros, por los otros y por la humanidad.

Parece inconcebible que un afecto tan grandioso se pueda acabar ¿verdad? Lo cierto es que cuando no estamos conscientes, atentos, trabajando permanentemente para que el amor evolucione; de repente nos hallamos desconcertados preguntándonos:

¿Qué pasó? ¿No entiendo por qué se acabó el amor, si al comienzo todo era tan bonito? ¿Por qué cambió tanto de un momento a otro? ¿En qué momento se acabó el amor? ¿En qué momento todo acabó?

¿Tú qué crees, por qué se acaba el amor? Esta pregunta puede tener tantas respuestas como modos de pensar existen.

Vamos a compartir contigo una de las tantas posibles respuestas a esta crucial pregunta. Para esto, tendremos en cuenta lo que hemos aprehendido en el ejercicio de estudiar, enseñar y practicar la Formación Afectiva en nuestra propia vida como pareja, padres y constructores en el día a día, de una Obra Vital (una tribu familiar), una Obra Conceptual (un Sistema de Formación Humana), una Obra Social (una Comunidad Formativa).

Sigamos adelante entonces…

Desde la Formación Afectiva se trata de lo siguiente: <<Cuando el Amor no evoluciona, se extingue>> permítenos explicarte en qué consiste esta afirmación.

mariposas enamoradasEl Amor al igual que todos los Afectos, nace como Emoción. Esto quiere decir que inicia siendo muy intenso y es el resultado de una fuerte activación bioquímica. Es pura biología en acción. Es una fiesta de neurotransmisores como la dopamina y norepinefrina, que estimulan la producción de hormonas como la testosterona. Razón por la cual, experimentamos los efectos del llamado amor romántico en el vínculo de pareja. Con síntomas como atención sostenida en el objeto del deseo, pensamiento intrusivo, incremento del deseo sexual, taquicardia, pérdida del apetito, etc.

En el vínculo con nuestros hijos, también experimentamos el Amor como Emoción. Cuando están recién nacidos, en nuestros organismos se activa la producción de hormonas como la oxitocina (predominante en la mujer)  y la vasopresina (predominante en el hombre). La activación de estas hormonas hace que sintamos un intenso apego por nuestros hijos, sobre todo en sus primeros años de vida.

Antes de continuar hagamos un paréntesis; si bien es cierto, también existe el amor hacia los amigos, los familiares, la naturaleza, el trabajo etc. Aprovecharemos esta oportunidad para hacer referencia a dos de los más significativos: el Amor de pareja y el Amor hacia nuestros hijos.

Continuemos…

AMOR EMOCIONALEl Amor Emocional, lamentablemente tiene fecha de caducidad. En el vínculo de pareja -según probadas investigaciones-[1] caduca aproximadamente luego de 18 a 24 meses. Puede ser un poco antes, un poco después, dependiendo de las particularidades y dinámicas propias del vínculo.

En el vínculo con nuestros hijos, la naturaleza nos ayuda a experimentar ese intenso apego durante los 4 primeros años aproximadamente. Después, todo dependerá igualmente de las particularidades del vínculo.

El Amor como Emoción en la pareja, es un Amor biológico. Es un Amor donde el instinto se impone, mediado por el deseo de experimentar placer. Es un Amor que no piensa en sí mismo, ni en el otro. Es un Amor obnubilado por los efectos de la bioquímica. Es un Amor ciego y cuando ve, tan sólo ve lo que quiere ver. Es un Amor de esos que mata si no evoluciona.

Cuando pasa el efecto de la bioquímica se impone nuestra naturaleza egoísta o altruista con más fuerza (depende del grado de Evolución Afectiva que tengamos). En el primer caso, es en esta etapa donde muchas parejas se separan o dejan de prestarle atención a la relación, para ir en busca de una nueva aventura.

El Amor emocional es un Amor egoísta incluso consigo mismo. Al no experimentar la intensidad propia del efecto bioquímico,  pierde el interés por el otro. Es ahí cuando decide terminar la relación sin pensar en nada más, o en su defecto, continúa en la relación motivado por creencias egoístas, tales como:

“sé que esto no va para ninguna parte, ni me interesa, pero por ahora no quiero estar solo(a)” “esta relación no me importa, pero creo que me puedo aprovechar de lo que me ofrece” “siempre es bueno tener un arrocito en bajo, por si algo me falla por fuera” “yo nací para vivir la vida, no tengo por qué condenarme a estar con una sola persona” bla, bla, bla…

Bajo esta lógica se actúa de forma egoísta con el otro y sobre todo consigo mismo,  pues se eliminan las posibilidades de construir, de llevar una vida creadora y se firma una condena para tener como compañía permanente a la soledad y la depresión.

Asimismo,  muchos padres abandonan o descuidan por completo el cuidado de sus hijos. Se derrocha la oportunidad que la vida nos ofrece de mejorar para formar a nuestros hijos. La crianza sencillamente pierde importancia, se le presta poca o ninguna atención a este oficio, razón por la que el vínculo madre-padre e hijos se deteriora y éstos, terminan creciendo con profundas Carencias Afectivas.

En el segundo caso, cuando se impone la benevolencia; lo que ocurre es que somos capaces de pensar por lo menos en nosotros mismos, en lo que realmente queremos, en lo que realmente nos conviene. Si esto ocurre, el Amor evoluciona a su etapa Sentimental.

AMOR SENTIMENTALEl Amor como Sentimiento es un Amor que piensa en sí mismo. Aunque aún no está preparado para aportarle al otro, se permite pensar por lo menos en su propio Bien-Estar. En el Amor sentimental  el  <Yo> cobra vida. Luego de estar en las nubes dopados, aterrizamos a la realidad para encontrarnos con nosotros mismos.

Si somos diestros practicando la Habilidad Afectiva del Autoconocimiento, podremos evaluar con precisión qué queremos, qué nos gusta y qué no,  qué tan conveniente puede ser continuar con la relación, qué nos puede aportar el otro, qué posibilidades hay de construir. Este se constituye en el primer paso para que sea posible aportarle al otro. Es decir, si no somos capaces de apreciarnos a nosotros mismos y pensar en nuestro Bien-Estar, nos será imposible llegar a pensar genuinamente en el Bien-Estar del otro.

Pero este es tan sólo un primer paso, si el Amor Sentimental no evoluciona, nos quedaremos estancados enautoconocimiento amor sentimental la egolatría. Para que el Amor como Sentimiento evolucione es necesario contar con una genuina intención y Voluntad de mejorarnos a nosotros mismos, para aportarle al otro.

En el caso de la crianza, esta etapa del Amor Sentimental también nos enfrenta a nosotros mismos. Es el momento de aprovechar la oportunidad que tenemos en frente, para hacer un ejercicio de introspección, de Autoconocimiento. Así podremos evaluarnos y saber con certeza que transformaciones debemos Hacer para Ser los guías y formadores que necesitan nuestros hijos.

El Amor Sentimental, es un Amor de transición entre lo netamente Biológico y Emocional a un Amor Actitudinal y Psicológico. Si logramos ver que hay después de nuestros propios intereses, podremos ver al otro, tener en cuenta las necesidades del otro. Si esto ocurre el Amor evolucionará a su etapa Actitudinal.

AMOR ACTITUDINALEl Amor como Actitud es un Amor Psicológico. Es un Amor que  trabaja, se esfuerza, cuenta con Voluntad  e invierte energía psicológica para permitirse Aprehender a Amar y dejarse Amar.

Es un Amor capaz de pensar en sí mismo y en el otro. Es un Amor que se conoce a sí mismo y se ocupa de conocer al otro. Es un Amor que se valora así mismo y valora al otro. Es un Amor que se cuida a sí mismo y cuida al otro. Es un Amor que se evalúa a sí mismo y evalúa al otro. Es un Amor  que se comprehende a sí mismo y comprehende al otro.

El Amor Actitudinal es un Amor  Empático y Asertivo. Es un Amor capaz de sentir el sentir del otro yAMOR ACTITUDINAL2 por ende, incapaz de hacerle daño al otro. Es un Amor que se sabe comunicar con el otro y por ende, sabe encontrar la idea adecuada, la palabra adecuada y el momento adecuado para comunicarle su sentir al otro.

Es un Amor donde mi Yo tiene un . Es un Amor donde siempre estamos y contamos Tú y Yo. Es un Amor donde Tú y Yo construimos un Nosotros. Es un Amor donde Tú y Yo creamos una Unidad en Común, que nos permita satisfacer nuestra necesidad de Comunidad.[2]

El Amor como Actitud es un Amor que sabe dar y recibir. Es un Amor generoso a la hora de satisfacer recíprocamente las necesidades de Atención y Compañía Permanente. Es un Amor sosegado, confiado, seguro, fiel, leal, comprometido.

Ahora bien, en este punto es necesario tener en cuenta que en no pocas ocasiones, se carece o se tiene poca pericia en lo que respecta al desarrollo de  Habilidades Afectivas Interpersonales como el Conocimiento Interpersonal y la Valoración Interpersonal. Estas Habilidades nos permiten leer la intención del otro, saber cuál es su grado de Evolución Afectiva, evaluar al otro objetivamente a partir de hechos, para saber que tan probable es que nos pueda hacer daño, en suma, para saber qué tan egoísta es.

Al fallar nuestra  Lectura Afectiva del otro, hacemos elecciones erradas y corremos el peligroso riesgo dePARASITISMO HUMANO involucrarnos con un Parásito Afectivo. Lo que ocurre en este tipo de vínculo es que alguno de los miembros se dedica a dar y el otro a parasitar.

Pero bueno, cuando el encuentro es afortunado, la elección acertada y se logra con mucho trabajo conjunto hacer que el Amor evolucione a su etapa Actitudinal, es decir, que pase de ser Biológico a ser Psicológico; o mejor dicho, de ser instintivo y egoísta, a ser Empático y Asertivo. Cuando esto ocurre, el Amor estará lo suficientemente evolucionado para iniciar su camino hacia una siguiente evolución: el Amor como Valor.

AMOR VALORATIVO MANOS APOYOEl Amor en su estado Valorativo es un Amor Sociocultural. Es un Amor en el que participan un , un Yo, un Nosotros y unos entornos socioculturales, esto es, una Familia, una Comunidad, una Sociedad, una Cultura. Es un Amor caracterizado por su capacidad para Comprometerse y Cooperar. Es un Amor que cuenta con motivación intrínseca para Construir, para trabajar en equipo. Es un Amor Creador.

TRIBU FAMILIAREl Amor como Valor es un Amor capaz de Crear la mayor Obra Vital que un ser humano puede concebir: una sana y funcional Familia o mejor aún, una sana y funcional Tribu Familiar.

Es un Amor conectado con la vida y sus vínculos. Es un Amor genuinamente interesado por su entorno familiar, comunitario, social, cultural. Es un Amor Coherente que trabaja con dedicación y asiduidad, para aportarle al mejoramiento, al avance, a la evolución de sus entornos.

El Amor  Valorativo  es un Amor despojado de egoísmos. Es un Amor fusionado, sólido, garantizado. Es un Amor que se dedica a Hacer para Ser. Es un Amor equilibrado, responsable, solidario. Es un Amor listo y dispuesto para evolucionar a la cúspide; al Amor como Principio.

El Amor como Principio es un  Amor Trascendental. Es un Amor que trasciende el , el Yo, el Nosotros, la Familia, la Comunidad, la Sociedad, la Cultura y se interesa por la Humanidad.

AMOR COMO PRINCIPIO PERSONAS PAZ

El Amor como Principio es un  Amor cuyas creencias y prácticas favorecen el Bien-Estar y la Evolución de la Humanidad. Es un Amor que está por encima del “bien” y del “mal.” Es un Amor diáfano, justo, equitativo. Es un Amor correcto sin importar las circunstancias a las que se enfrente. Es un Amor cargado de Significado. Es un Amor pletórico de Sentido.

En conclusión, el Amor se puede experimentar como Emoción, como Sentimiento, como Actitud, como Valor, como Principio.

El Amor Emocional es Biológico; instintivo, egoísta.

El Amor Sentimental piensa en sí mismo y posibilita la transición del Amor  Emocional al Amor Actitudinal.

El Amor Actitudinal es Psicológico; trabaja para ser Empático y Asertivo.

El Amor Valorativo es Sociocultural; trabaja para contribuir con la transformación y el avance de sus entornos.

El Amor como Principio es Trascendental; trabaja para contribuir con el avance de la humanidad.

Si el Amor no cuenta con Habilidades Afectivas  que le permitan evolucionar mediante prácticas como: conocerse a sí mismo, conocer al otro, valorarse a sí mismo, valorar al otro, interactuar consigo mismo adecuadamente, interactuar con el otro adecuadamente, administrarse y gobernarse a sí mismo para dominar el instinto egoísta. Así como, conocer, valorar e interactuar adecuadamente con los diferentes grupos sociales…

Si lo anterior no ocurre, sencillamente el preciado Amor no evolucionará, y si el Amor no evoluciona estará condenado a extinguirse.

Y ahora,  ¿Qué piensas? ¿Por qué se acaba el Amor?  ¿Te parece convincente esta respuesta?

Si la respuesta  a esta última pregunta es afirmativa y te interesa profundizar en este tema y en otros tantos temas relacionados con el Mundo Afectivo. Y si adicionalmente, te interesa aprehender Habilidades Afectivas que te permitan construir tu Bien- Estar Afectivo y contribuir con el Bien-Estar de tu entorno…

Queremos contarte que la Comunidad Formativa El Taller cuenta con un espacio denominado <<ENCUENTROS AFECTIVOS>>.  Los realizamos todos los sábados en la Biblioteca Virgilio Barco a las 2:00pm. La entrada es libre y el Aporte es acorde a tu capacidad, a tu sentido de justicia y gratitud. ¡¡Anímate a encontrarte contigo y con los otros!!

Fue muy satisfactorio haber contado con tu atención mientras hacías esta lectura.  Esperamos verte pronto en los Encuentros Afectivos.


[1] Helen Fisher “Por qué amamos” Naturaleza y bioquímica del amor romántico.

[2] Aunque tener un Sentido de Comunidad es una Necesidad Afectiva de orden biológico, ésta sólo se satisface si el Amor logra evolucionar a su etapa Actitudinal.